sábado, 10 de mayo de 2008

Los Lakers ponen fin a su racha

Los Lakers cayeron 99-104 ante los Jazz en el Energy Solutions Arena, y ponen fin a su imbatibilidad en PlayOffs, donde hasta ahora llevaban un 6-0. Hay que decir que jugaban en el campo más difícil de toda la NBA, por lo que no ha sido ninguna sorpresa. Los fans del equipo de Salt Lake City están siempre animando, y saben crear una atmósfera perfecta de guerra, que se transmite en forma de presión a los jugadores y a los árbitros, un factor bastante presente ayer. Las estrellas de Utah, que habían estado tapados en el Staples, y cuya participación había sido mínima, se crecieron ante su público, y dieron su mejor versión, en ataque y defensa. Si hay que recapacitar y sacar conclusiones en este partido son:

1.- Con Derek Fisher se va bien. Con Farmar, mal
2.- Hay que hacer algo con el juego interior, ya que ante su público, Carlos Boozer y Mehmet Okur fueron muy superiores ante Pau y Odom. Los rebotes son imprescindibles, y los Jazz han ganado en ese aspecto en los tres partidos de la eliminatoria.

Vamos a justificar esas claves del partido que he destacado. Los Lakers empezaron muy bien, y fueron por delante en el marcador, hasta que Derek Fisher hizo su segunda personal y salió Jordan Farmar. Era un partido muy especial para Fisher, ya que hacía justo un año el base jugaba con los Jazz y fue clave en una victoria ante Golden State, mientras su hija estaba en un hospital por un tumor que le habían descubierto en el ojo. Dijeron que quizá habría que seccionar el globo ocular, pero no fue necesario, y a día de hoy vive con tratamiento médico. En el balance +/-, Farmar tuvo un -13 y Fisher un +8.

El tema de Pau fue del que más se hablo. El de Sant Boi hizo su peor encuentro desde que está en Los Ángeles, y acabó con 12 puntos, 6 rebotes, 2 robos, 2 tapones y 5 pérdidas. Su primera parte fue pésima. Perdió los cinco balones ahí, ante la defensa al límite de Utah, y no defendió bien a Boozer ni Okur. Le aplicaron una dura defensa que rozaba la ilegalidad, y cada vez que le quitaban la pelota miraba a los árbitros quejándose. El de Sant Boi habló de ello después del partido. "

"Ha sido un poco frustrante". "Creo que algunas de las cosas que me pitaron fueron claras. No debí hacer ciertas cosas hoy". "Lo hice mejor en la segunda parte. Tengo que ser más duro, proteger mejor el balón y dejar que los árbitros hagan su trabajo". "No debí dirigirme tanto a los árbitros. Tengo que aprender a jugar con ciertas cosas, aunque no esté de acuerdo con lo que pasa". "Hay que saber sobreponerse a los contactos, los agarrones y los manotazos. Sabemos que ellos van a usar mucho las manos".

Sin Pau a un buen nivel, y con un Odom poco participativo (13 puntos y 12 rebotes), sólo quedaba Kobe. Pero, para colmo, el recién premiado con el MVP, hizo una mala primera mitad, con sólo 8 puntos y 1/5 en tiros. Por suerte, después del descanso apareció con 26 puntos y puso a su equipo con posibilidades reales de ganar, pero con el 92-95 a falta de 3 minutos y medio, Carlos Boozer se puso serio. Metió seis puntos en apenas algo más de un minutos, y Bryant falló dos posesiones en las que se precipitó. Al final del encuentro Kobe reconoció: "Tendremos que reajustar nuestro juego en el siguiente partido para dar más libertad a Pau". "Tenemos que crear más espacios para él". Y todo eso es cierto, ya que en un partido en el que dominan los angelinos, gasol normalmente mete entre 4 ó 5 canastas fáciles, y en éste tuvo que trabajárselas él todas. Pese a eso, tuvo buenos porcentajes con un 6/10.

Siguiendo con más declaraciones, Phill Jackson destacó la importancia del mal juego del de Sant Boi al principio. "Pau ha mirado a los árbitros cada vez que le quitaban el balón. Simplemente, Utah ha ido muy fuerte a por él cada vez que ponía el balón en el suelo. Sus pérdidas han sido clave".

Boozer estuvo simplemente espectacular, con 27 puntos y 20 rebotes, y se quitó todas las penas de los dos primeros partidos en los Ángeles, donde había acumulado 26 puntos y 18 rebotes, es decir, menos que en este último encuentro. Pero no fue el único que resucitó. Mehmet Okur, que había sido el mejor los Jazz en el Staples, se superó para un total de 22 puntos, 7 rebotes, 2 asistencias y 2 robos. Otro que siguió en su línea fue el base Deron Williams, autor de 18 puntos, 3 rebotes y 12 asistencias. Hay que destacar, además, el trabajo de Matt Harpring, que además de anotar 12 puntos y 3 rebotes, defendió muy bien a Kobe Bryant durante la primera mitad. Por parte de los Lakers, el más destacado fue Kobe, como no, con 34 puntos, 6 rebotes y 7 asistencias. Fisher marcó 13 puntos. De nuevo, la superioridad en el rebote ofensivo (12 contra 10) y la inferioridad en pérdidas (12 contra 18) significaron que Utah tuviera 12 posesiones más (78 frente a 66). Aunque también, de nuevo, los angelinos tiraron y anotaron más tiros libres (30/37 contra 20/28). Recordad que el próximo partido será el domingo a las 21.30 (hora española), y se jugará en Salt Lake City.

-----------------------------------------------------------------------------

PINCHA AQUÍ PARA VER LAS 5 MEJORES JUGADAS DE LA JORNADA.

1 comentario:

alexpunzi dijo...

pues es si ñako se acabo la racha una pena

pero an jugado muy mal y no se merecian mas... partidazo de boozer

brrr como estan los utah en casa´!